Concepto de Nariz Bella

 

Por la Dra. Mónica Milito, Cirujana Plática.

www.clinicamilito.commonica2b

 

Lo ideal es que la nariz esté en equilibrio y proporción con el resto de las facciones de la cara para obtener un resultado natural. Este es el concepto que marca tendencia en la cirugía de nariz en los últimos años.

La cirugía de nariz que se caracterizaba por crear narices pequeñas y respingadas fue el auge en los años 50. Con el paso de los años, el avance de las tecnologías y de los de estudios de la estética facial produjo que se girara hacia estilos más naturales.

En la actualidad

Lo más importante es que mantenga sus características en proporción con las facciones de la cada persona.

El gran cambio se produjo en la década del 80

Cuándo se tomó conciencia de que no había que reducir el tamaño de la nariz, la idea era “sólo remodelarla”.

Se privilegió conservar la estructura sólida. Esto permitía obtener una buena función respiratoria y un excelente resultado estético. El método se basó en conservar el tejido cartilaginoso y óseo.

También contribuyó a lograr el objetivo, agregar injertos de cartílago de la misma nariz o de otras partes del cuerpo.

El método ideal para lograrlo fue abordar la cirugía desde la parte externa. De esta forma se pueden modificar distintas zonas. Antes los cambios sólo se hacían por palpación, “era una cirugía a ciegas”.

La intervención estética, en muchos casos es reparadora

Ya que muchas personas suelen presentar algún grado de problema respiratorio causado por la obstrucción que produce el desvío del tabique.

A partir de qué edad se puede operar una nariz

Cuándo la persona completa la madurez física; haber completado el desarrollo óseo, que en la mujer se alcanza entre los 14 y 16 años y en el varón, entre los 15 y 17.

Es importante también el estado psíquico que debe ser evaluada por el médico.

Lo que se corrige comunmente

Casi todas las zonas pueden presentar algún grado de dificultad a la hora de efectuar la cirugía.

Entre las más comunes están la punta con cartílago extremadamente desarrollado y la giba o dorso.

Lo más difícil es reoperar

Ya que en las primeras cirugías que se realizan se pierde parte de la estructura. Por este motivo, en muchos casos, se hace necesario la utilización de injertos de tejido de la misma nariz o de otras zonas del cuerpo.

Es importante que el profesional logre un buen resultado en la primera cirugía.

La experiencia, el conocimiento de la técnica y el sentido estético del cirujano será en gran parte lo que marcará el éxito.

Duración de la cirugía y post operatorio

La operación dura de una a dos horas y media y el pos operatorio un máximo de 12 días.

Las actividades que no requieren de esfuerzo se pueden retomar a los 5 días y el resto a las 3 semanas.

Es importante

Que el  cirujano sea miembro de sociedades médicas reconocidas.

Pedir referencias en las sociedades oficiales.

Comparar resultados observando fotos del antes y el después de las personas operadas.

Nariz bella

Por la Dra. Mónica Milito, cirujana plática, directora del clínica que lleva su nombre.monica2b

http://www.clinicamilito.com.ar/

Lo ideal es que la nariz esté en equilibrio y proporción con el resto de las facciones de la cara para obtener un resultado natural. Este es el concepto que marca tendencia en la cirugía de nariz en los últimos años.

La cirugía de nariz  que se caracterizaba por crear narices pequeñas y respingadas fue el auge en los Estados Unidos a fines de los años 50. Claro que con el paso de los años, el avance de las tecnologías y de los de estudios de la estética facial, esta moda cambió hacia estilos naturales.

En la actualidad Lo que más se valora es que mantenga sus características en proporción con las facciones de la cada persona.

El gran cambio se produjo en la década del 80 Cuándo se tomó conciencia de que no había que reducir el tamaño de la nariz, la idea era “sólo remodelarla”. En esta década se privilegió dejar una estructura importante. Esto permitía obtener una buena función respiratoria y un excelente resultado estético. El método se basó en conservar el tejido cartilaginoso y óseo. También contribuyó a lograr el objetivo, agregar injertos de cartílago de la misma nariz o de otras partes del cuerpo.

El método ideal para lograrlo fue abordar la cirugía desde la parte externa. Para efectuarlo se efectúa una pequeña incisión en la base de la nariz. La incisión permite visualizar y trabajar la estructura nasal. De esta forma se pueden modificar cartílagos y huesos en las distintas zonas: la punta, la giba y el tabique. Antes las modificaciones sólo se hacían por palpación, “era una cirugía a ciegas”.

La intervención estética, en muchos casos es reparadora

Ya que muchas personas suelen presentar algún grado de insuficiencia respiratoria causado por la obstrucción que produce el desvío del tabique.

A partir de qué edad se puede operar una nariz

Es fundamental que la persona cuente con la madurez física; haber completado el desarrollo óseo, que en la mujer se alcanza entre los 14 y 16 años y en el varón, entre los 15 y 17. Es importante también la madurez psíquica que debe ser evaluada por el médico.

Lo que se corrige comunmente

Casi todas las áreas de la nariz pueden presentar algún grado de dificultad a la hora de efectuar la cirugía. Entre las más comunes están la punta con cartílago extremadamente desarrollado y la giba o dorso.

Lo más difícil es reoperar

Ya que en las cirugías que se realizan en forma previa se pierde parte de la estructura. Este es el motivo por el cual  en muchos casos se hace necesario la utilización de injertos de tejido de la misma nariz o de otras partes del cuerpo. Por eso es muy importante que el  profesional alcance un buen resultado en la primera cirugía.

La experiencia, la habilidad, el conocimiento de la técnica y el sentido estético del cirujano será en gran parte lo que marcará el éxito.

Duración de la cirugía y post operatorio

La operación dura de una a dos horas y media y el pos operatorio entre 10 y 12 días. Las actividades que no requieren de esfuerzo se pueden retomar a los 5 días y el resto a las 3 semanas.

Es importante

Que el  especialista en cirugía plástica sea miembro de sociedades médicas reconocidas. También es imprescindible pedir referencias en las sociedades oficiales. Indagar sobre el entrenamiento del cirujano. Comparar resultados observando fotos del antes y el después de las personas operadas.

El primer Lifting.

Todo lo que hay que saber antes de tomar la decisión de someterse al primer lifting. Aquí un informe completo sobre la intervención. Cómo elegir el profesional idóneo que lleve a cabo la técnica correcta. Cuidados pre y post operatorios. Tratamientos minimamente invasivos que rejuvenecen y potencian los resultados.7406985458_3afca5f4c0_t

¿Cómo darse cuenta que llegó el momento de realizar el primer lifting?

“En líneas generales, cuando se insinúan en la cara los primeros signos de flaccidez muscular y cutánea es cuando el paciente se decide por una consulta para una eventual cirugía de rejuvenecimiento facial”, afirma el Dr. Luis Ginesin cirujano plástico, Presidente de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica (SACPER). El surco nasolabial se profundiza, aparecen las líneas llamadas “de marioneta” que son surcos que se forman desde las comisuras labiales hacia abajo. El área malar (los pómulos) se aplanan. El borde de la mandíbula se desdibuja, es decir, pierde definición el óvalo facial. En el cuello comienzan a verse, a través de la piel, las bandas del musculo “platysma”. La flacidez de la piel acompaña al descenso de la musculatura.

¿Pueden estos signos tratarse con métodos minimamente invasivos como la  luz pulsada, los láseres o la radiofrecuencia?

“Estos signos no pueden ser corregidos por estas tecnologías”, dice el Dr. Federico Zapata, cirujano plástico, miembro titular de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica (SACPER) y de American Society of Aesthetic Plastic Surgery (ASAPS).

La luz pulsada se usa para tratar las manchas solares, llamados lentigos. Tiene un mínimo efecto mejorador de la calidad de la piel, pero, no corrige ni mejora los signos mencionados.

El láser en sus diferentes tipos (Co2, Erbium), se utiliza para optimizar la calidad de la piel. Genera la remodelación de las capas más superficiales (epidermis y dermis) ubicadas en los primeros 2 o 3 mm de la superficie, pero jamás llega al músculo. La radiofrecuencia (que son ondas electromagnéticas), actúa por calor. Esto genera un ligero “encogimiento” de la dermis muy superficial, por lo cual no llega al plano de la grasa y mucho menos al músculo.

Zapata opina que son tratamientos que mejoran discretamente el aspecto de la piel, pero no dan solución a la flacidez muscular y a la pérdida de ubicación de los panículos grasos.

¿Qué rol han jugado en los últimos 20 años los inyectables?

“Los inyectables han jugado un rol preponderante al demorar el momento de la primera cirugía facial”, enfatiza Ezequiel Chouela, dermatólogo del CEMIC, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología. La toxina botulínica, en manos competentes, ayuda a despejar la mirada, a elevar ligeramente las cejas, a atenuar las patas de gallo y las líneas del el entrecejo. Puede corregir también, en sus comienzos, los signos de las bandas del “platysma” cuando están presentes, sobre todo, en la parte anterior del cuello.

Los inyectables de relleno, deben ser reabsorbibles, esto quiere decir que desaparecerán luego de un tiempo (algunos pueden durar más de un año y medio). Estos rellenos  son muy útiles en áreas como el surco nasolabial y las líneas de marioneta. En algunos casos, utilizándolos en forma prudente, mejoran la proyección del área malar (pómulos). Todo esto se traduce en mayor luminosidad de la cara y atenuación del gesto de cansancio o tristeza, que es muy típico de la flacidez muscular y cutánea. “Esta combinación a demorado al menos una década la indicación de una cirugía facial, de acuerdo a estadísticas de la American Society of Aesthetic Plastic Surgery (ASAPS)”, afirma Zapata.

¿Cuales son los signos de envejecimiento a nivel de los párpados?

Estos signos no aparecen necesariamente con el paso del tiempo, ya que el factor hereditario juega un papel importante. Tanto es así que muchas veces llegan a la consulta y son intervenidas personas de la tercera y cuarta década, comenta Ginesin. Se hereda la tendencia a evidenciar más o menos las bolsas de grasa, que existen desde el nacimiento, y que por distintos factores se hacen más evidentes con el paso de los años. Cuando el factor herencia esta presente, las bolsas suelen ser importantes sobre todo en el párpado inferior inclusive después de los 20 años. Lo mismo ocurre con el párpado superior, donde el excedente de piel, en algunas personas es también muy evidente desde temprana edad. “Lo habitual es que no aparezcan antes de los 40 años, momento en que sí, debido al paso del tiempo, los párpados  acompañan con signos claros el envejecimiento”, dice el cirujano.

¿Cuál es la tendencia actual en la cirugía estética facial en el primer mundo?

Hoy no hay dudas que el SMAS (sistema muscular aponeurótico superficial), utilizado en el tratamiento de la musculatura de la mejilla y el platysma en el cuello, son la clave de un resultado natural y duradero, afirma Zapata. De esta forma los efectos beneficiosos en una ritidectomía facial o lifting se prolongaron entre 8 y 10 años y en algunos casos hasta más tiempo. El lifting es una cirugía totalmente técnico dependiente. Esto quiere decir que la utilización de la técnica correcta, el buen entrenamiento del cirujano plástico, sumado a su sentido estético, son los factores que marcarán la diferencia a la hora de evaluar los resultados”, afirma el especialista.

¿A qué se denomina SMAS, sistema muscular aponeurótico superficial?

Comenta el Dr. Ginesin, que el SMAS es una membrana aponeurótica, como la que recubre todos los músculos del cuerpo humano. Esta tiene la característica de cubrir los músculos de la mejilla y estar unida hacia abajo con el “platysma”, que es el musculo del cuello. Por este motivo, es muy importante su reposicionamiento, ya que del SMAS depende en parte la tensión del músculo del cuello. Es el descenso de esta membrana (SMAS) lo que produce, en alguna medida, el aplanamiento de los pómulos, la acentuación del surco nasolabial y el borramiento del borde mandibular. A lo dicho, se suma el proceso conocido como “deflación” de los tejidos de la cara (lo mismo ocurre en todo el cuerpo), por esta razón al comienzo de este proceso, los rellenos utilizados con criterio y sentido estético ayudan algo.

¿Cuáles son los riesgos que implica someterse a una cirugía estética?

Es aquí dónde es importante corroborar la buena formación del profesional a consultar y los antecedentes profesionales, asegura Zapata. Es preferible que se trate de un especialista certificado y recertificado y que pertenezca a alguna de las sociedades científicas de cirugía plástica reconocidas agrupadas en nuestro país. Por otra parte, la intervención quirúrgica deberá ser efectuada en un quirófano habilitado para tal fin por el Ministerio de Salud o la autoridad competente regional. “Si bien estas cirugías, en su mayoría, se pueden efectuar bajo sedación y anestesia local, esto no implica que se generen riesgos inherentes a cualquier procedimiento quirúrgico. Se deben evaluar adecuadamente factores de riesgo tales cómo enfermedades cardiovasculares y diabetes entre otras” dice Zapata. En los fumadores se deben tener en consideración las posibles complicaciones operatorias que implica este hábito nocivo en todas las cirugías. En particular, en el caso del lifting  se pueden generar trastornos circulatorios a nivel local con secuelas en el área operatoria. También,  traer como consecuencia una necrosis de la piel y subsecuente dificultosa cicatrización. Tanto Ginesin como Zapata coinciden en que todo procedimiento estético debe aportar la generosidad de lucir natural. Por este motivo opinan que antes de efectuar la cirugía estética hay que informarse correctamente.

¿Qué importancia tiene en el cuidado de la piel el uso de protección solar y de cremas?

Los signos de envejecimiento cutáneo se deben fundamentalmente a la exposición solar histórica, afirma Ezequiel Chouela. Cuanto mayor es la exposición a los rayos UV (sobre todo antes de los 18 o 20 años), mayor es el riesgo de que en la adultez aparezcan manchas (lentigos solares), arrugas,  lesiones premalignas (queratosis actínicas) y malignas (carcinomas basocelulares, carcinomas espinocelulares y melanoma). Quienes corren mayor riesgo son las personas de piel muy blanca y ojos claros. Protegerse del sol con FPS mayor a 30 es fundamental para prevenir el daño solar crónico. En cuanto a las cremas, las que contienen ácido retinoico continúan siendo el gold standard en el tratamiento tópico del fotorejuvenecimiento. Estimulan la diferenciación y renovación celular, mejoran la textura, la calidad de la piel y las arrugas finas. El uso de ácido retinoico siempre debe complementarse con una crema humectante para evitar que se irrite la piel. Se comienza con concentraciones bajas y se aumenta en forma gradual según la tolerancia.

Cuidados Pre y post LIFTING

Los cuidados deben iniciarse por lo menos un mes antes de la cirugía para que la piel se encuentre en perfectas condiciones, dice la Dra. Mariela Jaén, dermatóloga, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología. Recomienda tratamientos pre y post lifting que se deben realizar en gabinete cosmiátrico, siempre bajo supervisión médica. Para comenzar es importante determinar el biotipo de la piel para utilizar los principios activos más apropiados. “Después del lifting, el objetivo del tratamiento de recuperación se centrará en disminuir las molestias posoperatorias. Acelerar la recuperación y mejorar el aspecto y estado de los tejidos”, comenta Jaén.  Se debe comenzar con los procedimientos post lifting, cuando lo autorice el cirujano plástico que realizó la intervención. El tratamiento siempre se adecuará al estado del tejido y a las características de la operación.

En el lifting facial se pueden lesionar los vasos linfáticos superficiales, por esa razón el edema puede persistir varios días. El daño linfático, sumado a la presencia de cicatrices obliga al terapeuta a adecuar los procedimientos a la paciente recién operada. Los tratamientos están orientados a compensar los cambios de la piel durante la cirugía. Es indispensable asegurar la humectación de la piel para evitar la sensación de tirantez y mantener los resultados de la cirugía, concluye Jaén.

Evolución de las técnicas de lifting; un poco de historia.

Comenta Federico Zapata, que a afines de los años 20, en Europa se practicaron los primeros rudimentos de cirugía estética facial. Recién en los 60´s se comenzó a trabajar en forma racional en las técnicas de rejuvenecimiento facial. Fue aquí donde la ritidectomía facial (nombre técnico del lifting), comenzó un camino de desarrollo que en la actualidad continua. A partir de los 70′, al lifting clásico de piel le siguió el agregado de puntos al plano muscular. Apareció por primera vez el concepto de tratamiento de la musculatura facial. Este procedimiento se perfecciona luego de estudios de anatomía de estructuras involucradas en el envejecimiento de la cara. De esta forma se llega a la descripción de lo que se conoce como SMAS (estructura musculo aponeurótica), referido a la mejilla y al platysma, en la estructura muscular del cuello. En los 90’s se comenzó a trabajar en técnicas menos invasivas dentro de la cirugía. No hay duda que en la evolución de todas ellas el objetivo apunta a la reposición de la musculatura facial. El objetivo es tratar de obtener resultados naturales y duraderos. Así como también, minimizar los riesgos y signos de una cirugía.

Tecnologías de vanguardia que rejuvenecen

Existe una amplia variedad de tratamientos que contribuyen al rejuvenecimiento de la piel, dice Ezequiel Chouela, porque eliminan manchas y mejoran el aspecto general.

GentleLase Pro, es una laser de alexandrita que tiene distintos usos. El laser gold estándar se usa para depilación prolongada. Pero, también se lo emplea con excelentes resultados para el rejuvenecimiento facial. Mejora la calidad de la piel y sirve para tratar lesiones pigmentadas, por eso se lo aplica en el tratamiento de los lentigos solares y de angiomas planos (lesiones vasculares de nacimiento).

Luz Pulsada Intensa – Advanced Fluorescence Technology (AFT), es una tecnología basada en luz, que se adecúa a una amplia variedad de tratamientos de la piel. Es muy efectiva para tratar el rejuvenecimiento, lesiones pigmentadas y venitas superficiales de la cara.

Pixel CO2, se utiliza para mejorar las arrugas medias y profundas. Ayuda a tensar la piel y quitar las manchas. La profundidad de la aplicación, está relacionada con el grado de envejecimiento cutáneo y la profundidad de las arrugas.

Fraxel DUAL de Thulium,  actúa mediante  la emisión de minúsculos haces, que penetran hasta la dermis profunda. Estas columnas térmicas producen lesiones microscópicas separadas por tejido sano. El proceso de recuperación natural de la piel, mejora la hiperpigmentación, el melasma, la elasticidad y disminuye las arrugas.

Harmony Q-switch, se utiliza para manchas muy localizadas. Se lo usa también para quitar tatuajes. El número de sesiones varía en función de la extensión y cantidad de manchas.

eMatrix, actúa por radiofrecuencia subablativa fraccionada. Llega  a la dermis profunda con un impacto significativo y con una mínima afectación de la epidermis. Tiene  tres programas para tratar lesiones leves a profundas. Mejora arrugas, cicatrices de acné, discromías faciales y lesiones superficiales.

Tratamientos pre y post lifting en el gabinete

Pre lifting

En una piel normal lo ideal es comenzar un mes antes con los cuidados especiales antes de someterse al lifting, asegura la Dra. Mariela Jaén. Primero realizar una higiene profunda, con punta de diamante. Este procedimiento produce un ligero peeling. A continuación  se debe tonificar con una loción adecuada y compensar el PH con distintas cremas y activos específicos. Se pueden efectuar sesiones de masajes (preferentemente la técnica maxofilia),  con cremas humectantes e hidratantes a las que se le adicionarán activos anti oxidantes, como vitamina C y E. Este tratamiento es muy apropiado para preparar la piel para el estrés de la cirugía.

Post lifting

Son fundamentales los cuidados luego de la cirugía. El drenaje Linfático Manual (DLM), ayuda a eliminar el edema, acelera la recuperación del tejido y disminuye los dolores o molestias postoperatorias. Las direcciones en la técnica del drenaje linfático manual en una persona operada, son diferentes a las que comúnmente se efectúan. Por este motivo, exigen del conocimiento de la terapeuta para optimizar los resultados.

En las primeras sesiones debe realizarse con suavidad, precisión y prudencia, limitando al máximo el desplazamiento de la piel. Se siguen  las direcciones adecuadas de drenaje, que dependerá del tipo de cirugía. Esto lo determinará el cirujano. En algunas zonas puede aparecer fibrosis, si esto ocurre lo ideal es el tratamiento con ultrasonido y masaje anti-fibrosis localizado. Los primeros días después de la operación Son beneficiosas las compresas frías o máscaras gelificadas que contienen productos descongestivos. Se recomiendan las de hamamelis, manzanilla, té verde o aloe vera. Para disimular los hematomas Existen en el mercado maquillajes específicos y productos especialmente formulados para acelerar la desaparición de estas marcas. Están formulados  a base de heparina sódica. Durante las primeras semanas hay que proteger la piel del sol con cremas con factor de protección alto.

Sólo para calvos

La calvicie es un asunto que puede quitarle el sueño a la mitad de los varones. Opciones, con o sin cirugía, para volver a verse mejor ante el espejo.

Dijo Eduardo Galeano que “si el pelo fuera importante, estaría dentro de la cabeza, y no afuera” . Relajados y felices con su condición, eso pensarán, seguramente, muchos calvos por elección, como Bruce Willis o David Beck¬ham, que supo lucir su pelada en otras épocas.

Sin embargo, para otros, la alopecia -ausencia o caída del pelo- es un tema de preocupación. Puede ser transitoria o definitiva, y la más frecuente es la androgenética, conocida como calvicie: la padece el 50% de los varones. En su origen intervienen factores hormonales y genéticos.

 ¿En que zonas se presenta?

Casi siempre comienza en la región frontal, desplazándose hacia atrás y profundizando los recesos témporo-parietales (las famosas “entradas”). De allí, en general, avanza hacia la coronilla. Las zonas laterales y de la nuca siempre mantienen el pelo, ya que los folículos de estas regiones no poseen receptores hormonales. Por eso, son los elegidos para tomar el pelo en los implantes.

¿En qué consiste el microtrasplante capilar?

Ofrece una solución definitiva, y un alto nivel de satisfacción. Realizado en forma correcta, logra una apariencia totalmente natural. Es importante hablar con el médico sobre el resultado esperado, lo que asegura, en gran parte, el éxito del procedimiento. Consiste, básicamente, en la extracción del cabello para los injertos (en general, de la región de la nuca) y la colocación a través de pequeños orificios. De acuerdo con cada caso, pueden crecer entre 4000 y 5000 pelos. El tratamiento es ambulatorio.

¿Cuándo comienza a crecer el pelo trasplantado?

A partir del tercer mes de haber sido implantado. El ritmo de crecimiento es de aproximadamente 1 cm por mes.

¿Y si no quiero la cirugía?

La mesoterapia capilar actúa sobre el folículo piloso y las estructuras vecinas. Son microinyecciones que se aplican en el cuero cabelludo. Debe realizarse una vez por semana. Mayor frecuencia no garantiza mejor resultado. Otra opción es el minoxidil, una loción de uso local que tiene un efecto estimulante directo sobre el folículo piloso. Los resultados pueden observarse luego de algunos meses de uso continuo. Está contraindicada en pacientes cardíacos o con tendencia a la hipotensión (presión baja). El finasteride es otra de las drogas utilizadas. Inhibe la transformación de testosterona (hormona masculina), por lo que bloquea el efecto nocivo de los andrógenos sobre el folículo piloso. Los resultados se hacen evidentes después de los seis meses de consumo regular. En cualquier caso, el médico es quien supervisa el consumo. Antes de su indicación, hay que hacer una determinación del antígeno prostático (PSA).

Mitos y verdades

“El trasplante va a parecer un quincho” Si la distribución es adecuada, la apariencia será natural y difícilmente será detectado por un observador común.

“No me puedo hacer un trasplante: soy muy viejo” Puede realizarse desde el momento en que comienza a notarse la calvicie hasta cualquier edad, siempre que se den las condiciones de salud.

“Con un trasplante cubro toda mi cabeza” No es cierto, ya que hay un límite de cantidad de pelo que puede obtenerse, por lo que en calvicies avanzadas puede necesitarse más de una sesión.

“Si no alcanza con mi pelo, alguien me dona un poco” Falso. Sólo puede utilizarse el propio cabello.

“El lavado frecuente del cabello produce caída” Falso. Los varones requieren lavado diario.

“Rapar el cuero cabelludo produce un crecimiento más fuerte del cabello” Desafortunadamente, el cuero cabelludo no se comporta como el césped, y raparlo no produce fortalecimiento.

Asesoraron: Dr. Horacio García Igarza, cirujano plástico, Ex jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Carlos G. Durand; Dr. Carlos Mendes, médico dermatólogo (UBA).

Contorno de ojos. Técnicas para lucir más joven.

Por una mirada, un mundo , decía en sus rimas Gustavo Adolfo Bécquer. Hay miradas que lo dicen todo, que expresan estados de ánimo y emociones. Pero, con los años, esas expresiones suelen modificarse cuando aparecen los primeros signos de envejecimiento, que se confunden con cansancio, enojo o tristeza.

 

Foto: gentileza Lasermed

 

Para eliminar la piel sobrante que se acumula alrededor de los ojos y que genera pliegues y arrugas.                                                 

Se puede realizar una intervención quirúrgica llamada blefaroplastia, explica el cirujano plástico Horacio Trebino. El especialista formó parte del equipo del doctor Pitanguy por diez años, con quien aprendió esa técnica que hoy emplea.

Mucho se habla del aspecto artificial que dejan algunas intervenciones.
El cirujano asegura que hay que ser muy cauto y que en el balance costo-beneficio es preferible que queden unas arruguitas pero que el aspecto sea natural. Una exagerada resección de piel del párpado superior da un efecto de ojo redondo o cara de sorpresa. Y si se extrae piel del párpado inferior (ectropión) el aspecto será de ojo triste o caído.

Es común que en los párpados se formen bolsas

Son pequeñas formaciones de grasa que cuando están aumentadas (hipertrofiadas) simulan ojeras o falta de descanso, dice Trebino. El exceso de grasa puede eliminarse por vía conjuntival, sin incisiones externas, aunque en la mayoría de los casos se retira una porción de piel para alisar la zona, generando una cicatriz que con el tiempo se hace imperceptible.

¿En que momento se consulta al médico?

Lo más frecuente es que la consulta al médico se realice a partir de los 40 años. La intervención se puede efectuar con anestesia local más sedación, y el posoperatorio no es doloroso: se indica la aplicación de hielo o paños fríos por 48 horas, y los puntos se retiran al tercer día. El proceso inflamatorio finaliza entre los 7 y 10 días, momento en que se da el alta.

Procedimientos no quirúrgicos
La piel de los párpados es extremadamente fina y delicada. Los geles y cremas suelen contribuir a mejorar su calidad. Son buenos los antioxidantes con dimetil-amino-etanol (DMAE), ácido ascórbico (vitamina C), alfatocoferol (vitamina E) y coenzima Q 10 o idebenona, su derivado sintético, señala el dermatólogo Fabián Bottegal. Para nutrir y humectar, se recomiendan cremas con vitamina A y antiinflamatorios formulados con niacinamida y sodio-palmitoil-prolina. Para despigmentar, las que tengan vitamina K.

Los tratamientos no quirúrgicas también aportan soluciones.

El secreto de su éxito radica en analizar cuál es el más adecuado para cada caso. El tratamiento de Thermage para párpados actúa por radiofrecuencia y da firmeza a la piel porque estimula la formación de colágeno en la profundidad de la dermis. Se realiza en una sola sesión y atenúa las líneas de expresión y las patas de gallo. La técnica está aprobada por la Food & Drug Administration de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).
Para potenciar resultados, el Thermage puede combinarse con toxina botulínica, que relaja los músculos y atenúa las líneas de expresión. “Lo ideal es aplicarla a partir de los 30 años para prevenir la formación y profundización de arrugas. Su efecto dura entre 4 y 6 meses”, dice el cirujano plástico Sergio Korzín. La zona periocular también se trata con láser píxel fraccionado, que “renueva la piel”, afirma la dermatóloga Velia Lemel. Reestructura el colágeno, mejora el tono y la textura, reduce las arrugas finas y aclara ojeras.

Como siempre, es importante hablar con el médico sobre los procedimientos.

Tener conciencia de que se obtendrán mejores resultados si se tienen hábitos saludables: cuidase del sol, no fumar, dormir por lo menos 8 horas, hacer una dieta adecuada y beber dos litros de agua por día, aconseja el dermatólogo Ezequiel chouela.

Implantes Mamarios. Técnicas, criterios médicos y pautas legales.

Antes de indicar la colocación del implante mamario, hay que evaluar muy bien los casos de mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama o con patologías mamarias predisponentes a esta enfermedad, como algunas displasias mamarias. En estas circunstancias, lo indicado es colocar un implante no demasiado grande, detrás del músculo pectoral, explica el doctor Federico Zapata, miembro titular de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.

Foto: Gentileza Sirex Médica

¿Qué es el “encapsulamiento”?

Se trata de una de las complicaciones más comunes en la cirugía estética de inclusión de implantes mamarios. El doctor Luis Mario Ginesin, ex presidente de la Sociedad de Cirugía Plástica de Buenos Aires y miembro titular de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, explica que el implante es un cuerpo extraño inerte, motivo por el cual el organismo trata de bloquearlo. Lo cubre generando una película muy fina que se denomina cápsula fibrosa. Claro que existen distintos grados de encapsulamiento, que pueden valorarse por la escala de Baker, según la cual las cápsulas fibrosas retráctiles son clasificadas de I a IV. En la cápsula I la mama está ligeramente tensa, aunque no se perciba objetivamente. La cápsula II es más gruesa y se produce más tensión, que puede palparse. Suele ocasionar cierta molestia cuando se está en posición acostada boca abajo. La cápsula grado III es todavía más gruesa, la mama está más dura y por lo general duele. La cápsula grado IV tiene los componentes de la III, pero además está constreñida o deformada. En las dos primeras es habitual la indicación de tratamiento con aplicación de ultrasonido y masaje; en cambio, la III y IV son de resolución quirúrgica.

¿Qué tipos de implantes existen?

Hay de diferentes formas, perfiles, rellenos y texturas, explica el doctor Ginesin. Los redondos son los más utilizados. Cuando hablamos de perfil, nos referimos a la altura que el implante tiene. A mayor altura, habrá mayor proyección de la mama. Existen también con forma de gota, denominados anatómicos.

¿De qué material están hechos?

Los implantes modernos están rellenados con un gel cohesivo de silicona que en caso de ruptura no se disemina ni migra hacia las axilas o ganglios linfáticos, explica el doctor Ginesin. Sobre la textura, comenta el Dr. Zapata que existen los texturizados o rugosos, que se usan mayormente delante del músculo pectoral, y los lisos, que son los más utilizados detrás de este músculo.

¿Cómo elegir el tamaño adecuado?

Se debe tener en cuenta la contextura física, el tipo de tórax y la forma y volumen de la propia mama. El Dr. Ginesin comenta que hay que analizar la caída, la proyección y la separación de la mama, todos factores fundamentales a la hora de elegir el tamaño a implantar.

¿Cómo saber si el implante está aprobado?

El organismo pertinente es la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), afirma el Dr. Ginesin. Debe tener su aprobación para la venta y uso en el país, como ocurre en el caso de los medicamentos. Hay que verificar que se trate de una autorización real (figura en la caja del implante), y no solo de un número de iniciación de trámite.

¿Cuándo se realiza el recambio?

Ningún implante tiene indicación de reemplazo si no existen signos objetivos de cápsula fibrosa III o IV, ruptura o efracción, esclarece el doctor Ginesin. Cuando en la ecografía o en la mamografía aparece algún indicio de presunta ruptura, se debe efectuar una resonancia magnética. “Este estudio es inequívoco para determinar el estado de la prótesis y no someter a la mujer a una intervención de recambio innecesaria”, agrega.

¿Los implantes tienen garantía?

“Se debe consultar si la tienen, sobre todo en caso de ruptura”, aclara el Dr. Ginesin. La paciente debe conservar consigo la documentación que el cirujano le brinde después del procedimiento. Esto le permitirá saber qué tipo de implante tiene colocado, el tamaño y la procedencia.

¿Qué factores coadyuvan para lograr un resultado natural?

“Están relacionados con la ubicación y el volumen de los implantes y la forma de la mama de la mujer”, señala Ginesin.

¿Qué elementos pueden ocasionar la ruptura?

Una falla estructural del implante, un fuerte traumatismo directo o una lesión punzante. Una prótesis soporta una presión de alrededor de 300 kilos por centímetro cuadrado, puntualiza Ginesin.

¿En qué lugar se ubica el implante?

Delante o detrás del músculo pectoral. “La ventaja de colocarlo detrás es que es considerablemente menor la incidencia de retracción capsular”, explica el Dr. Zapata. Además, permite realizar mejores mamografías, aunque las efectuadas con la técnica Eklund arrojan resultados muy certeros, independientemente de la ubicación de la prótesis.

¿Dónde se efectúa la incisión?

En la axila, en el borde areolar o en el surco submamario. El doctor Zapata opina que la que menos complicaciones de sensibilidad genera luego de la operación es la vía submamaria, aunque es probable que la cicatriz se disimule más en la región periareolar.

¿Qué tipo de anestesia se usa?

General o local más sedación. Se hace con la intervención de un médico anestesiólogo, comenta el doctor Zapata. La intervención dura aproximadamente una hora y media, y luego se indican analgésicos y antiinflamatorios.

¿Existe algún límite de edad para operarse?

No, en tanto se trate de una mujer adulta sana, desde el punto de vista del estado físico y psíquico, según explica el Dr. Zapata. No es aconsejable que se realice a edades muy tempranas (15 años), por la probable inestabilidad emocional de la paciente.

¿Cuánto tiempo lleva la recuperación?

La actividad física suave se puede retomar a partir de las tres semanas. Los deportes, luego del mes o mes y medio.

¿De qué modo se puede verificar si el médico es cirujano plástico?

Mediante el diploma o certificado de especialista. El doctor Zapata afirma que es muy importante que se recertifique el título de especialista cada cinco años, aunque en la actualidad no sea obligatorio, sino voluntario, hacerlo. Esto asegura la actualización médica continua y otorga una mayor garantía de profesionalidad y especialización.El médico que no es cirujano plástico, legalmente puede realizar intervenciones quirúrgicas de tipo estéticas. Claro que, ante algún inconveniente, comenta Zapata, se lo juzgará para ver si existieron fallas o errores en la práctica efectuada, ya sea por imprudencia o impericia, y se pondrá en tela de juicio su formación. “Estas son las puertas del delito culposo de responsabilidad médica, junto con la negligencia, que pueden afectar también a los cirujanos plásticos”, agrega.

¿Qué comportamiento ético debe seguir el profesional médico?

“En una cirugía, el paciente asume riesgos, y el cirujano no puede ni debe prometer un resultado ideal”, enfatiza el Dr. Zapata. La persona tiene derecho a saber lo que se le hará, las complicaciones que pueden existir, y las alternativas de los procedimientos. Es ético brindar la información adecuada y adaptarla al lenguaje del paciente para que entienda.

Mitos y verdades

El doctor Armando Mario Bradichansky, especialista en cirugía plástica y reconstructiva, miembro titular de la Sociedad de Cirugía Plástica de Buenos Aires, refuta algunos mitos sobre este tema.

  • No puede mantenerse una lactancia normal con implantes. No es correcto. La lactancia es independiente de la colocación.
  • La silicona produce cáncer. Ningún trabajo científico relaciona el cáncer con los implantes mamarios.
  • En el avión puede estallar un implante. No existe esa posibilidad.
  • La ruptura del implante puede ocasionar riesgos graves para la salud. Por tener gel cohesivo, no hay riesgo de fuga.
  • Existe riesgo de ruptura de prótesis cuando se realiza una mamografía. Sólo en caso de que la prótesis sea muy vieja, aunque es poco posible.

Transferencia de tejido graso

Hay que ser muy cautelosos en cuanto a su empleo, ya que no reemplaza al implante, sino que es un método complementario. La técnica se utiliza en casos muy puntuales, donde el tejido graso autólogo (propio) que se extrae se coloca como relleno. El Dr. Klaus Ueberreiter, jefe del Departamento de Cirugía Plástica de la Asklepios Klinik (Berlín, Alemania), fue uno de los especialistas que contribuyeron a desarrollar el método Beauli (Breast Augmentation by Lipotransfer). Hace pocos años se descubrió que el tejido graso abdominal contiene pre-adipocitos (los que generan los adipocitos). A partir de este hallazgo, la compañía alemana Human-Med ideó un dispositivo asistido por agua, denominado WAL (Water jet Assisted Lipoplasty). Este permite extraer el tejido graso y conservarlo “vivo” en un alto porcentaje, lo que estandariza resultados.

¿En qué casos utilizar el procedimiento?

Doctor Juan Luis Uriburu, especialista en mastología y cirujano del Servicio de Patología Mamaria del Hospital Británico de Buenos Aires. Dice que en pacientes con cáncer de mama la cirugía es el primer tratamiento que se realiza con intención curativa. Entre el 70 y el 80 por ciento de las pacientes pueden acceder a una cirugía conservadora (extirpación parcial de la mama). Cuando no es posible, se realiza una mastectomía (extirpación de la mama). Las técnicas reconstructivas estudiadas y aprobadas que se realizan desde hace largo tiempo, con buenos resultados, son las que utilizan tejidos propios de la paciente (colgajos músculo-cutáneos del abdomen o del dorso) o implantes de prótesis de siliconas.

En las pacientes que conservan la mama, el tratamiento se complementa con radioterapia. Casi siempre se logra el objetivo: el control oncológico adecuado junto con un buen resultado estético. Pero, en algunas circunstancias, la extirpación amplia de un cuadrante (cuadrantectomía), sumada a los efectos residuales de la radioterapia, puede dejar como secuela una asimetría por disminución del volumen y una retracción cicatricial difícil de resolver, porque los tejidos son más rígidos y retráctiles. En este caso es donde existen más expectativas para aplicar el método de la transferencia autóloga de grasa. Dice Uriburu: “Aunque no existe aún gran experiencia, se hace en casos seleccionados y controlados, con resultados alentadores”.

Doctor Antonio Lorusso, profesor titular consulto de Ginecología de la UBA y director médico de Lalcec. Explica que las mujeres con cáncer de mama pueden ser sometidas a distintos tratamientos quirúrgicos: la mastectomía, la cirugía conservadora y la radioterapia. El doctor Lorusso dice que la transferencia de tejido graso, o lipotransferencia, es una técnica eficaz y duradera que puede realizarse en forma ambulatoria. Pero es indispensable que un mastólogo y un cirujano plástico evalúen cada caso. En la mastectomía, el procedimiento es complementario; en la cirugía conservadora puede ser complementario si el caso lo requiere. Se puede usar en complicaciones tras los implantes, para corregir defectos en la simetría.

Doctor Luis Mario Ginesin, ex presidente de la Sociedad de Cirugía Plástica de Buenos Aires y miembro titular de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Opina que la técnica puede corregir también algunas imperfecciones puntuales, como el rippling (un ondeado que a veces se forma en la parte superior e interna de las mamas que tienen prótesis incluidas).

Dr. Abel Chajchir, médico especialista en cirugía plástica y reparadora. Aclara que no puede ser aplicada en pacientes con tejido adiposo insuficiente o en quienes padezcan alguna afección autoinmune. En casos de radiodermitis o esclerodermia, también debe intervenir un dermatólogo para evaluar la posibilidad de efectuar el tratamiento.

Cirugía de nariz: ni chica ni respingada

Una nariz debe estar en balance y proporción con las facciones del paciente y resultar absolutamente natural”, asegura Jack P. Gunter, cirujano plástico de la Universidad de Dallas, que viene marcando el rumbo de esta especialidad en los últimos tiempos. De visita en nuestro país, habló sobre la evolución de la rinoplastia, junto a uno de sus discípulos, el médico argentino Federico Zapata.

Esta cirugía popularizada a fines de los años 50 en los Estados Unidos, que se caracterizaba por hacer narices pequeñas y respingadas, con el correr de los años y el avance de estudios de la estética facial fue migrando hacia modelos más naturales. “Hoy, más que nunca, se valora mucho que mantenga una estética en proporción con las facciones de la persona”, destaca Gunter.

El punto de inflexión se produjo en la década del 80, cuando se tomó conciencia de que en vez de reducir la nariz había que remodelarla. Entonces, la clave consistió en dejar una estructura fuerte que permitiera tanto una buena función respiratoria como un gran resultado estético, lo que se logró al conservar tejido cartilaginoso y óseo, y también, al agregar injertos de cartílago de la misma nariz y/o de otras partes del cuerpo. “La técnica que hizo posible alcanzar estos objetivos fue el abordaje externo, que consiste en realizar una pequeña incisión en la base de la nariz. Esto permite visualizar y manipular las estructuras nasales”, sigue el especialista. “Así se modifican cartílagos y huesos en las distintas áreas, la punta, la giba y el tabique. Antes los cambios se hacían sólo por palpación, por eso era una cirugía a ciegas”, agrega.

Además de tratarse de una intervención estética, en muchos casos es reparadora, comenta Zapata. El cirujano plástico agrega que son muchas las personas que en la consulta suelen presentar algún grado de insuficiencia respiratoria causado por la obstrucción que produce el desvío del tabique.

¿A partir de que edad ya se puede operar? Según Zapata, debería contarse con la madurez física, haber completado el desarrollo óseo, que en la mujer se alcanza entre los 14 y 16 años y en el varón, entre los 15 y 17. No menos importante es la madurez mental que debe ser evaluada en una o más consultas.

Gunter considera que todas las áreas de la nariz presentan algún grado de dificultad a la hora de efectuar las correcciones: la punta con cartílago excesivamente desarrollada, el dorso o lo que se denomina la giba. Sin embargo, enfatiza que lo más difícil es reoperar, porque en cirugías previas se pierde parte de la estructura y en muchos casos se requiere la utilización de injertos de tejido de la misma nariz o de otras partes del cuerpo. Por eso es importante la correcta elección del profesional, para alcanzar un buen resultado en la primera cirugía. El conocimiento técnico, la habilidad y el sentido estético del cirujano marcarán la diferencia.

RECOMENDACIONES

CIRUGÍA

Duración: entre una y dos horas y media.

Post operatorio: entre 10 y 12 días. Las actividades intelectuales se pueden retomar a los 5 días y las físicas, en 3 semanas.

Quien opere: que sea un especialista en cirugía plástica miembro de sociedades médicas oficiales (Sacper y Scpba).

Pedir referencias: en las sociedades oficiales. Interiorizarse en el entrenamiento del cirujano (cantidad de operaciones al año).

Comparar resultados: fotos del antes y el después de pacientes.

PRECIO

En la Argentina varía entre $ 2.000 y 30.000, dependiendo de la complejidad (o de la problemática, si es la primera vez que se opera o se trata de una reoperación). En los los Estados Unidos se calcula que cuesta el doble que en nuestro país.

La cirugía de mamas es la estética más solicitada por las argentinas

La cirugía estética de mamas es una de las más solicitadas por las mujeres. La gran mayoría consulta al especialista cuando ha concluido su período de crecimiento, o luego de amamantar.

A las argentinas les gusta lucir un buen escote. Por eso las consultas a los cirujanos plásticos son cada vez más frecuentes. ¿Cualquier mujer puede hacerse una intervención de este tipo? ¿Qué factores se deben tener en cuenta? Un buen punto de partida es considerar los motivos que impulsan a aumentar el tamaño de las mamas, ya que muchas veces pueden ser de índole psicológica, explica el doctor Horacio García Igarza, ex presidente de la Sociedad de Cirugía Plástica de Buenos Aires.

Es importante evaluar con cuidado cuáles serían el volumen y el formato más adecuados del implante que se colocará, para elegir aquel que más armonice con la figura, teniendo en cuenta la contextura física, la altura, el tamaño del tórax y el diámetro de la base de las mamas. Los recomendados son los de gel de silicona, que pueden estar recubiertos por diferentes membranas (texturizadas, lisas o de poliuretano). Todos son importados, ya que no existen de fabricación nacional. Es imprescindible que estén autorizados por la Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) y por la FDA (por sus siglas en inglés, Food and Drug Administration), en Estados Unidos, o la CE (Comunidad Europea) en Europa.

Existen prótesis redondas con diferentes tipos de proyecciones (más altas o más bajas), y otras que imitan la forma de la mama natural. Se pueden colocar por delante o por detrás del músculo pectoral, pero en mujeres muy delgadas es preferible que sea retropectoral para evitar que los bordes se marquen en la piel y quede un aspecto poco natural. El doctor Pablo Curutchet, cirujano oncólogo y ex jefe del Departamento de Cirugía del Hospital de Clínicas, al igual que su colega, recomienda la colocación detrás del músculo. No sólo porque luce mejor, sino porque también se disminuye el riesgo de encapsulamiento. Y además, cuando están ubicados en esa zona, se facilita la realización de la mamografía.

En cuanto al sitio de la incisión, García Igarza explica que puede hacerse en distintos lugares, dependiendo de las características anatómicas de cada mujer: en el semicírculo inferior de la aréola del pezón, en el surco inferior de la mama o en la axila. Esta última es menos frecuente.

En algunos casos, después de la intervención puede ocurrir pérdida de la sensibilidad, pero casi siempre se recupera en unos meses, salvo en raras ocasiones.

Muchas mujeres se preguntan si las prótesis pueden interferir con la lactancia, pero lo cierto es que los cambios en la glándula y en la producción de leche serán iguales con o sin ellas.

La anestesia más utilizada es la local, con apoyo de una sedación (realizada siempre por anestesista), aunque también puede aplicarse anestesia general.

A las pocas horas de realizada la intervención es posible deambular, aunque los esfuerzos físicos deben limitarse por una semana cuando la prótesis se coloca detrás de la glándula mamaria, y de doce a quince días si está detrás del músculo.

Por último, una buena charla con el cirujano elegido para realizar la intervención despejará todas las dudas y será indispensable para aunar criterios y arribar así a un resultado satisfactorio.

Planeta belleza, un espacio para lucir y sentirse bien

Desde hace un tiempo venía madurando la idea de hacer este blog y hoy arranco este desafío con mucho entusiasmo. Toda mi formación profesional gira en torno a la imagen y es el denominador común de todas las carreras que realicé. Ya desde la adolescencia me interesaba mucho por las publicaciones sobre vida sana y buena salud.

Hice el Profesorado de Gimnasia, Cosmetología y Cosmiatría. Me recibí de Licenciada en Relaciones Públicas y Postgrado en Marketing. Cursé estudios terciarios de Ceremonial, Protocolo y Eventos. Trabajé muchos años en el diario La Nación, que fue casi mi segunda casa, dónde luego de un largo camino me desempeñé como Coordinadora de La Nación Revista y luego como Periodista Encargada de la Sección Belleza. En la actualidad sigo trabajando e investigando sobre temas de belleza porque es lo que más me gusta hacer y para poder trasmitírselo a mis seguidores.

Es por eso que me decidí en crear Planeta belleza, un espacio destinado a personas que valoran la belleza física, disfrutan de cuidarse y desean estar al tanto de los últimos adelantos en el área de la estética y de la moda.

Está especialmente pensado para que te veas y te sientas bien y aquí incluiré  notas e indicaciones médicas para el uso de la aparatología más sofisticada, tratamientos dermatológicos y cirugías estéticas. De esta forma podrás  conocer los procedimientos más eficientes y modernos que mejoran la apariencia y contribuyen a detener el paso de los años.

También mostraré  las técnicas más solicitadas en los spa e institutos de belleza y hablaré de los principios activos de la cosmética y la cosmocéutica (mezcla de cosmético y farmacéutica) que han demostrado gran eficacia en los distintos tipos de piel.

Será, además, un lugar  dónde los artistas del maquillaje y estilistas desplegarán sus técnicas con el fin de resaltar los mejores rasgos y crear o reforzar el estilo personal de cada mujer que es lo que nunca se debe perder.

También informaré sobre los últimos lanzamientos que se producen referidos al mercado de belleza y de la moda en general.

Espero que lo disfruten, tanto como yo!